Aprende a Controlar los Celos Badalona Cataluña

Todas las personas sufrimos celos en mayor o menor medida. Incluso la gente que los niega, en realidad, es que no ha tenido ocasión de tenerlos”, asegura Susana Urrutia, psicóloga de Metabole y experta en terapia de pareja...

Blasco Gil De Bernabe Manuel
933870499
Figueres 1
Badalona, Cataluña

Esta Información es Proveída por
Azofra Martin Maria Concepcion
933886250
Tortosa 105
Badalona, Cataluña

Esta Información es Proveída por
Andurell Samper Montserrat
933976976
Guifre 156
Badalona, Cataluña

Esta Información es Proveída por
Gay Sivilla Maria Antonia
933895303
Marti Pujol 6
Badalona, Cataluña

Esta Información es Proveída por
Asociacion De Tai-Chi Taoista-Illas Balears  
933890023
Enric Borras 21
Badalona, Cataluña

Esta Información es Proveída por
Bofarull Vilaseca Ana Maria
933993452
Sicilia 96
Badalona, Cataluña

Esta Información es Proveída por
Badamedic S.L.  
933878059
Baldomer Sola 82
Badalona, Cataluña

Esta Información es Proveída por
Miquel-Duran-Bellido Laboratorio
933 878 059
Baldomer Solá 82
Badalona, Cataluña
Especialidad
analisis clinicos

Esta Información es Proveída por
Aguilar Calvo, Adela Farmacia Francesc Layret, 83  
933895208
Francesc Layret 83
Badalona, Cataluña

Esta Información es Proveída por
Condal Elies Merce
934605137
Ramiro De Maeztu 29
Badalona, Cataluña

Esta Información es Proveída por
Esta Información es Proveída por

Aprende a Controlar los Celos

Proveído Por:

¿Celosa, yo?

Y es que mostrar cierta pelusilla es, en principio, una respuesta emocional natural porque supone una muestra de interés y amor. Sin embargo, todo tiene un límite. “Dependiendo del grado, puede considerarse algo bonito si se trata de ciertos nervios, ese gusanillo en el estómago. Pero cuando no se controlan, pueden surgir los problemas y, en último grado, convertirse en una patología”, añade Urrutia.

ASÍ ES Y ASÍ REACCIONA

Sobre el perfil de la gente posesiva, los psicólogos lo tienen claro. Se trata de personas inseguras, con gran dependencia emocional y que se minusvaloran. Sienten que no están a la altura de su pareja. Por tanto, suponen que antes o después darán con alguien mejor. Los celos también son típicos de quien no se fía de nada ni de nadie y cumple aquello de “cree el ladrón que todos son de su condición”.

Las reacciones de estas personas también han sido motivo de estudio. Generalmente tienen un arranque de ira mezclado con coraje, tristeza y, a lo mejor, hasta preocupación por saber si él o ella están bien y tiene lo que necesita. Ante la mínima duda, dan por supuesto cosas y ven traiciones donde no las hay. Son incapaces de pensar con claridad y se expresan a modo de reproche o crítica: “Siempre llegas tarde”, “ya no te importo”, suelen decir.

Cuando estos episodios privativos de libertad se repiten con frecuencia y aumentan de intensidad, nos enfrentamos a un caso de celos patológicos. La persona se vuelve posesiva, cree ser dueño del otro (“¿Dónde has estado?”, “No salgas así vestida”…) y actúa impulsivamente, de forma inadecuada con la pareja. Una vez se ha dado cuenta del error, se arrepiente y se disculpa. No obstante, el tiempo pasa y, si el fallo vuelve a cometerse, es fácil que la relación se deteriore.

Victoria Villaamil

Haga click aquí para leer más artículos de Novarevista