Aprende a Controlar los Celos Palma Baleares

Todas las personas sufrimos celos en mayor o menor medida. Incluso la gente que los niega, en realidad, es que no ha tenido ocasión de tenerlos”, asegura Susana Urrutia, psicóloga de Metabole y experta en terapia de pareja...

Cruz Roja Española  
971200102
Gaspar Bennazar 73
Palma, Baleares

Esta Información es Proveída por
Actividades Entecnicas Manuales  
971734460
Balanguera 19
Palma, Baleares

Esta Información es Proveída por
De Juan-Moreno Estudio Juridico Fiscal S.L.  
971728295
Rosari 5
Palma, Baleares

Esta Información es Proveída por
Reines Moreno Juan
971713996
Sant Miquel 30
Palma, Baleares

Esta Información es Proveída por
Yerbabuena Jeroni Antich, 7  
971716804
Jeroni Antich 7
Palma, Baleares

Esta Información es Proveída por
Colom Rubi Ramon
971246357
Ciutadella Menorca 16
Palma, Baleares

Esta Información es Proveída por
Rosa Delgado Encarnacion De La
971751716
General Riera 146
Palma, Baleares

Esta Información es Proveída por
Consolacion Monteagudo Lopez
971 294 132
Balmes 65 9º 2ª
Palma de Mallorca, Baleares
Especialidad
medicina general

Esta Información es Proveída por
Picornell Salva
971 290 493
Eusebi Estada 51
Palma de Mallorca, Baleares
Especialidad
analisis clinicos

Esta Información es Proveída por
Bagur Claverol Maria Antonia
971257213
Arago 70
Palma, Baleares

Esta Información es Proveída por
Esta Información es Proveída por

Aprende a Controlar los Celos

Proveído Por:

¿Celosa, yo?

Y es que mostrar cierta pelusilla es, en principio, una respuesta emocional natural porque supone una muestra de interés y amor. Sin embargo, todo tiene un límite. “Dependiendo del grado, puede considerarse algo bonito si se trata de ciertos nervios, ese gusanillo en el estómago. Pero cuando no se controlan, pueden surgir los problemas y, en último grado, convertirse en una patología”, añade Urrutia.

ASÍ ES Y ASÍ REACCIONA

Sobre el perfil de la gente posesiva, los psicólogos lo tienen claro. Se trata de personas inseguras, con gran dependencia emocional y que se minusvaloran. Sienten que no están a la altura de su pareja. Por tanto, suponen que antes o después darán con alguien mejor. Los celos también son típicos de quien no se fía de nada ni de nadie y cumple aquello de “cree el ladrón que todos son de su condición”.

Las reacciones de estas personas también han sido motivo de estudio. Generalmente tienen un arranque de ira mezclado con coraje, tristeza y, a lo mejor, hasta preocupación por saber si él o ella están bien y tiene lo que necesita. Ante la mínima duda, dan por supuesto cosas y ven traiciones donde no las hay. Son incapaces de pensar con claridad y se expresan a modo de reproche o crítica: “Siempre llegas tarde”, “ya no te importo”, suelen decir.

Cuando estos episodios privativos de libertad se repiten con frecuencia y aumentan de intensidad, nos enfrentamos a un caso de celos patológicos. La persona se vuelve posesiva, cree ser dueño del otro (“¿Dónde has estado?”, “No salgas así vestida”…) y actúa impulsivamente, de forma inadecuada con la pareja. Una vez se ha dado cuenta del error, se arrepiente y se disculpa. No obstante, el tiempo pasa y, si el fallo vuelve a cometerse, es fácil que la relación se deteriore.

Victoria Villaamil

Haga click aquí para leer más artículos de Novarevista