Aprende a Controlar los Celos Zaragoza Aragón

Todas las personas sufrimos celos en mayor o menor medida. Incluso la gente que los niega, en realidad, es que no ha tenido ocasión de tenerlos”, asegura Susana Urrutia, psicóloga de Metabole y experta en terapia de pareja...

Arruti Guerrero Lorea
976523258
Garcia Arista 16
Zaragoza, Aragón

Esta Información es Proveída por
Herrero Retivel Amalia
976556026
San Juan De La Cruz 19
Zaragoza, Aragón

Esta Información es Proveída por
Mª Teresa Alfonso Muniesa
976 413 647
Cmo. de las Torres 31 4º C
Zaragoza, Aragón
Especialidad
analisis clinicos

Esta Información es Proveída por
Luis Antonio Moreno Borraz
976 321 080
Av. Madrid 155 Local
Zaragoza, Aragón
Especialidad
analisis clinicos

Esta Información es Proveída por
Alcazar Crevillen Andres
976217248
Constitucion (La) 37
Zaragoza, Aragón

Esta Información es Proveída por
Circulo Vital Centro De Terapias Naturales Vista Alegre, 7  
976388186
Vista Alegre 7
Zaragoza, Aragón

Esta Información es Proveída por
Andreu Puyal Julia
976443372
Santiago Ramon Y Cajal 47
Zaragoza, Aragón

Esta Información es Proveída por
Azua Blanco Javier
976379891
Goya 3
Zaragoza, Aragón

Esta Información es Proveída por
Novella Garcia Jose
976510703
Jorge Manrique 18
Zaragoza, Aragón

Esta Información es Proveída por
Alcoholicos Anonimos-O. S. G. Area Quinta  
976293835
Añon 1
Zaragoza, Aragón

Esta Información es Proveída por
Esta Información es Proveída por

Aprende a Controlar los Celos

Proveído Por:

¿Celosa, yo?

Y es que mostrar cierta pelusilla es, en principio, una respuesta emocional natural porque supone una muestra de interés y amor. Sin embargo, todo tiene un límite. “Dependiendo del grado, puede considerarse algo bonito si se trata de ciertos nervios, ese gusanillo en el estómago. Pero cuando no se controlan, pueden surgir los problemas y, en último grado, convertirse en una patología”, añade Urrutia.

ASÍ ES Y ASÍ REACCIONA

Sobre el perfil de la gente posesiva, los psicólogos lo tienen claro. Se trata de personas inseguras, con gran dependencia emocional y que se minusvaloran. Sienten que no están a la altura de su pareja. Por tanto, suponen que antes o después darán con alguien mejor. Los celos también son típicos de quien no se fía de nada ni de nadie y cumple aquello de “cree el ladrón que todos son de su condición”.

Las reacciones de estas personas también han sido motivo de estudio. Generalmente tienen un arranque de ira mezclado con coraje, tristeza y, a lo mejor, hasta preocupación por saber si él o ella están bien y tiene lo que necesita. Ante la mínima duda, dan por supuesto cosas y ven traiciones donde no las hay. Son incapaces de pensar con claridad y se expresan a modo de reproche o crítica: “Siempre llegas tarde”, “ya no te importo”, suelen decir.

Cuando estos episodios privativos de libertad se repiten con frecuencia y aumentan de intensidad, nos enfrentamos a un caso de celos patológicos. La persona se vuelve posesiva, cree ser dueño del otro (“¿Dónde has estado?”, “No salgas así vestida”…) y actúa impulsivamente, de forma inadecuada con la pareja. Una vez se ha dado cuenta del error, se arrepiente y se disculpa. No obstante, el tiempo pasa y, si el fallo vuelve a cometerse, es fácil que la relación se deteriore.

Victoria Villaamil

Haga click aquí para leer más artículos de Novarevista