Ayudar en las Tareas Escolares a tus Hijos Jerez De La Frontera Andalucía

Las tareas escolares pueden ser vistas por nuestros hijos como un ‘mal’ inevitable del que es difícil librarse. Pero para cambiar esta percepción negativa, los padres juegan un papel muy importante, ayudándoles a realizarlas...

Ayudar en las Tareas Escolares a tus Hijos

Proveído Por:

El arte de ayudar con las tareas Hay padres que creen ayudar a sus hijos haciéndoles directamente las tareas, mientras que otros tan sólo preguntan de vez en cuando "¿Hoy tienes tareas?" Lo cierto es que hay que evitar ambos extremos. Los deberes son un complemento del programa escolar. Lo ideal es ayudarle al niño a aceptar libremente sus responsabilidades y a concebir el aprendizaje como un objetivo del que puede apropiarse para su propio provecho. Pero, ¿cómo lograrlo? A continuación le damos algunas ideas para que sus hijos saquen el máximo provecho a ese rato dedicado al estudio desde casa: - Propicie un ambiente agradable de estudio: Si se puede, asígnele un escritorio propio con silla cómoda en un lugar sin ruido y con buena luz. - Dele al niño la oportunidad de descansar y alimentarse antes de que se siente a hacer tareas. El estómago vacío y la fatiga le impedirán concentrarse. - Antes de comenzar las tareas, es buena idea sentarse con el niño diez minutos y preguntarle cuáles son las tareas del día y si sabe cómo hacerlas. Una vez aclaradas las dudas, déjelo solo para que se concentre. - No lo deje abandonado. Es muy probable que requiera alguna indicación o unas palabras de ánimo, y necesite que alguien esté disponible. No es bueno que se le atosigue, pero sí agradecerá alguna oportuna y aislada visita de vez en cuando para preguntarle cómo va. - Establezca un horario fijo o rutina: merienda, un poco de charla, estudio y cena. Es positivo que el niño sea consciente de que hay un momento para cada cosa y que las tareas no se deben dejar a la mitad. Hay que acabarlas. Cuando el niño acabe de hacer las tareas, pídale que le muestre lo que hizo. Dé un vistazo a cada una de ellas y pídale que repita lo que no está bien hecho. Esta es una forma de enseñarle a terminar lo que empieza y a hacerlo bien. Aconséjele que ofrezca a Dios esa tarea. Es muy importante elogiarlo por lo que hace bien, pero no le dé regalos por hacer algo que es parte de su deber. Esto sería darle mensajes equivocados. Por último, recuerde que las comparaciones son odiosas. Evítelas entre hijos, primos o vecinos. Lo importante es que el niño sepa lo qué debe hacer para lograr buenas notas, y que se le inculque el esfuerzo por hacer las cosas bien. Proveido por: LaFamilia.info