Cuidados Para el Pelo Madrid Madrid

El pelo refleja en gran parte la clase de personas que somos. Una persona dejada físicamente o deprimida es casi seguro que dejará ver estos problemas en su cabello. Por esto, es importantísimo darle al pelo la mayor atención posible ya que es una carta de presentación personal...

Antonio Paumard Fraguas
902 509 704
Arapiles 8
Madrid, Madrid
Especialidad
medicina interna

Esta Información es Proveída por
Cesar Martin Escudero
914 473 400
Fernández de la Hoz 45
Madrid, Madrid
Especialidad
medicina interna

Esta Información es Proveída por
Jose Maria Palau Fayos
915 781 707
Aguirre 1 2º D
Madrid, Madrid
Especialidad
medicina interna

Esta Información es Proveída por
Pedro Garcia Mendez
914 539 400
La Granja 8
Madrid, Madrid
Especialidad
medicina interna

Esta Información es Proveída por
Cesar Saenz Pedrosa
914 011 866
Fuente del Berro 22 1ª
Madrid, Madrid
Especialidad
medicina interna

Esta Información es Proveída por
Clinica Moncloa
915 957 100
Av. de Valladolid 83
Madrid, Madrid
Especialidad
medicina interna

Esta Información es Proveída por
Sl (Clinica San Camilo) Usp Madrid
914 022 100
Juan Bravo 39
Madrid, Madrid
Especialidad
medicina interna

Esta Información es Proveída por
Centro Medico Carpetana
914 650 973
Vía Carpetana 177
Madrid, Madrid
Especialidad
medicina interna

Esta Información es Proveída por
Moises De Vicente Rañada
915 626 154
Príncipe de Vergara 94 Es. A 3º Izq.
Madrid, Madrid
Especialidad
medicina interna

Esta Información es Proveída por
Jose Luis Garcia Fernandez
914 359 100
Príncipe de Vergara 53 - Castelló 80
Madrid, Madrid
Especialidad
medicina interna

Esta Información es Proveída por
Esta Información es Proveída por

Cuidados Para el Pelo

Proveído Por:

Sin embargo, para tener un cabello bello y saludable no basta con un buen champú y un buen corte. Hay muchos otros factores y acciones que debemos evitar para conservar en buen estado nuestro cabello. El dermatólogo Ramón Grimalt, de la Universidad de Barcelona, asegura que los principales factores que dañan el cabello a lo largo del tiempo son: • Químicos: exceso de tintes, colores temporales y permanentes. • Térmicos: secador, planchas alisadoras y rizadores. • Medioambientales: polución, temperaturas extremas y rayos UVA. • Mecánicos: peinados, cardados, tirones, retorcer el cabello y maltratarlo con el cepillo. • Emocionales: Investigaciones realizadas por la Universidad de Sheffield han puesto de manifiesto que las personas sometidas a estrés emocional juegan más con su pelo pasan los dedos por el cabello, tiran de él-, lo que puede derivar en un incremento del daño mecánico y por lo tanto de la pérdida de aminoácidos. Cuando se está angustiado o presionado, los músculos del cuero cabelludo se contraen, restringiendo el flujo sanguíneo a los folículos pilosos. Además el doctor Grimalt aconseja que “el secado del cabello se debe hacer en dos pasos: primero quitar el agua y la humedad con una toalla y luego aplicar aire templado con el secador, aunque asegura que la mejor manera de secar el pelo es al aire libre”. Para mantenerlo sano Para mantener el cabello sano es preciso tener en cuenta las siguientes recomendaciones: 1. Champú: Su elección es decisiva. Debe ser acorde al tipo de cabello y debe mantener un correcto equilibrio entre los detergentes y los principios activos. 2. Cepillado: Se recomienda un buen cepillado del cabello antes del lavado. 3. Lavado: La frecuencia depende del tipo de cabello. Así, para un pelo normal lo aconsejable es de uno a dos lavados por semana; para uno seco, uno por semana; y para uno graso, de dos a tres veces a la semana. 4. Secado: Tan importante como el lavado es el secado. Lo ideal es secarlo con los dedos, aplicarle aire no demasiado caliente y moldearlo con un cepillo de cerdas naturales. Es importante que el secador se mantenga a una distancia prudencial (unos 20 centímetros) del pelo. Detalles inaceptables Nunca pase por alto los siguientes detalles si quiere hacer de su cabello el mejor aliado en su presentación personal: • Siempre debe estar limpio • Si usa tintes, no deje que se vea la raíz. Esto daría una pésima impresión. • No utilice tintes de colores extravagantes o que nada tienen que ver con su color de piel. • Mantenga un corte actualizado y apropiado para su forma de vida. • Si utiliza capul o flequillo, asegúrese de que no sea muy largo o muy corto y que siempre se vea limpio y bien peinado. • Si tiene cabello largo, es preferible que lo lleve agarrado de un bonito accesorio, antes de llevarlo suelto sin estar en óptimas condiciones de salud y limpieza. Los pequeños secretos: Además de usar un buen champú, los productos capilares recuperan la vitalidad del cabello. Estos suelen ser acondicionadores, mascarillas tratantes y reparadores de puntas. Estos dos últimos son de gran importancia debido a sus características reestructurantes. Puede recomendarse la aplicación de mascarillas tratantes de forma diaria o dos veces por semana, dependiendo del tipo de cabello y las necesidades que sea preciso cubrir. En el caso de las lociones reparadoras de puntas su resultado es visible justo después de su aplicación, aportando brillo. El secreto de un cabello sano, cuidado y en perfectas condiciones consiste en seguir tres pasos básicos: limpiar, acondicionar y reestructurar con los productos más adecuados a sus necesidades. La dieta también cuenta: Una dieta equilibrada y rica en vitaminas y minerales también le aporta los elementos precisos al cabello para que se mantenga sano y fuerte. Existen vitaminas capaces de actuar de forma directa sobre el pelo y de dotarlo de un aspecto saludable. Así, la vitamina A desempeña un importante papel en la regeneración de los tejidos y en el buen funcionamiento del cuero cabelludo. Se encuentra en la leche, los huevos y la mantequilla. La vitamina B ayuda a mantener una piel y cabellos sanos. La vitamina E refuerza la circulación sanguínea y ejerce una función tonificante. Se puede ingerir con los cereales, frutos secos, huevos y vegetales. La vitamina H o Biotina mantiene el mecanismo graso de la piel que protege el cabello de la caída. Se puede asimilar a partir de la ingesta de cereales, la leche y las verduras. Además de las vitaminas un cabello sano necesita minerales como el hierro (legumbres, hígado, huevos...), el cobre (nueces, cacao...) o el potasio (plátanos, legumbres). Proveido por: LaFamilia.info