Cuidate en los Periodos de Mucho Calor Bilbao País Vasco

No es cuestión sólo de las personas enfermas. Todos somos susceptibles de sufrir trastornos ante la ola de calor. Conozca los riesgos que puede ocasionar el calor. Si desea seguir leyendo sobre este artículo presione aquí...

Cuidate en los Periodos de Mucho Calor

Proveído Por:

Cuando las temperaturas suben en exceso, el mecanismo de termorregulación del ser humano se altera, especialmente entre ancianos, niños o entre quienes tienen alguna patología (hipertensión, diabetes, cardiopatía, obesidad, alcoholismo, estar tomando determinados fármacos...).

El exceso de calor aumenta la sudoración del cuerpo y por tanto la pérdida de líquidos, y con ellos, elementos minerales que nos resultan imprescindibles para un buen funcionamiento corporal, como el sodio, el potasio y el cloro.

Cómo se manifiesta

En consecuencia, pueden aparecer calambres, agotamiento físico (dolores intensos de cabeza, náuseas, vómitos, sed, sensación de fatiga...). Si la pérdida de líquido es demasiado abundante, puede surgir deshidratación (piel y mucosas secas, caída de tensión, taquicardia, decaimiento...).

Y por último, el llamado “golpe de calor”, que se manifiesta con dolor de cabeza, náuseas, vómitos, piel caliente y enrojecida, inestabilidad al andar, mareos, adormecimiento de las manos y de los pies...

Para dormir mejor

Antes de acostarte, puedes poner las muñecas bajo el chorro de agua fría. Así se enfría la sangre que pasa superficialmente por allí y esa refrigeración recorre el cuerpo.

Si el calor es excesivo, toma una ducha fresca y después no te seques de manera completa.
Hay quien aconseja mojar unos calcetines, escurrirlos bien y ponérselos cuando todavía están húmedos.
Por supuesto, si sudas, debes tener un vaso de agua fría a mano para beber de vez en cuando. Por la noche, conviene abrir puertas y ventanas para que haya corriente.

¿Qué debemos hacer?

Como prevención, aumentar el consumo de líquidos y evitar las bebidas alcohólicas, así como comidas muy copiosas.
La dieta deberá contener abundantes frutas y verduras, cuidadosamente lavadas.
No exponerse al sol en las horas centrales del día ni tener en esas horas actividad física importante.
Descansar a la sombra.

Usar ropa ligera, holgada, de colores claros; cubrirse la cabeza y proteger los ojos y la piel.
Permanecer en espacios ventilados y prestar atención a las personas de riesgo.
En la casa, mantener las persianas bajadas o incluso tenerlas cerradas si el aire de la calle es muy caliente.
Cuando llegue la noche, hay que procurar subir todas las persianas y abrir las ventanas.
No debe dejarse en los vehículos ni a niños ni a personas mayores.

ATENCIÓN HIPERTENSOS

Los que padecen hipertensión deben tener especial cuidado. Y sobre todo si son ancianos, dos circunstancias que suelen ir de la mano, ya que cerca del 70% de los mayores de 60 años son hipertensos. Las personas mayores tienen el mecanismo de regulación de sudoración deteriorado. Si además se sufre hipertensión, es probable que presente problemas cardiacos, renales y de vascularidad asociados, por lo que la dificultad para deshacerse del calor se ve aumentada. Como además toman medicación, los hipertensos deben ingerir muchos líquidos porque a la pérdida de agua que se produce por la sudoración hay que añadir la que se origina por la diuresis que provocan los fármacos. Y no tomar alcohol, porque actúa sobre la hormona antidiurética a nivel cerebral e impide su actividad, de manera que se orina más.

Haga click aquí para leer más artículos de Diez Minutos