El Cariño Hace Niños Inteligentes Gijón Asturias

Si todos los estímulos consiguen que nuestros hijos sean más despiertos, el amor es el mejor de todos, con algo particular: además de convertirse en un refuerzo psicológico, desarrolla su cerebro…

Salazar Negro Maria Victoria
985344654
Seis De Agosto 9
Gijon, Asturias

Esta Información es Proveída por
Lavilla Gonzalez Luis Carlos
985170848
Europa De 25
Gijon, Asturias

Esta Información es Proveída por
Cabañas, Julian - Psicologo Avda. Rufo Garcia Rendueles, 23  
985331656
Rufo G Rendueles 23
Gijon, Asturias

Esta Información es Proveída por
Canal Ortea Roberto
985162124
Constitucion 76
Gijon, Asturias

Esta Información es Proveída por
Fanjul Alonso Marta Maria
985170436
Marques De San Esteban 46
Gijon, Asturias

Esta Información es Proveída por
Jose Manuel Suarez Suarez  
985172135
Alvaro De Albornoz 13
Gijon, Asturias

Esta Información es Proveída por
Alejandro Del Castillo Gonzalez  
984296503
Constitucion 58
Gijon, Asturias

Esta Información es Proveída por
Buznego Cueto Raquel
985153621
Azcarraga 18
Gijon, Asturias

Esta Información es Proveída por
Peritalia Universal S.L.  
985172366
Marques De San Esteban 9
Gijon, Asturias

Esta Información es Proveída por
Varela Alvarez Maria Jesus
985132916
Cabrales 112
Gijon, Asturias

Esta Información es Proveída por
Esta Información es Proveída por

El Cariño Hace Niños Inteligentes

Proveído Por:

familia

El mejor legado que podemos transmitir a nuestros hijos es, sin duda, el amor. Éste es la fuente de su autoestima, lo que les hace fuertes para afrontar retos y frustraciones, lo que les embarca hacia el éxito personal.

Al nacer, todos contamos con un potencial intelectual que crecerá según los estímulos que recibamos, ya que nuestra corteza cerebral no evoluciona automáticamente sino de acuerdo con la información que recibimos. El principal desarrollo en el niño se produce durante los primeros cuatro años, en el periodo imprinting, cuando el cerebro del pequeño es más sensible al aprendizaje y llena su disco duro.

Durante esta etapa es fundamental que el niño albergue en su mente el mayor número de vivencias posible que, junto con una adecuada estimulación, generarán nuevas conexiones neuronales en su cerebro, y éstas determinarán su inteligencia. Investigadores de la Universidad de Montreal (Canadá) compararon el desarrollo del cerebro de ratas cuyas madres les lamían y rozaban, con el de otras que no habían recibido afecto. Comprobaron que las que habían tenido contacto físico desarrollaron más su cerebro y eran más capaces de afrontar situaciones de estrés.
En otra investigación, llevada a cabo por la Universidad de Washington, se descubrió que cuando los padres hablan de sus emociones en familia, los hijos aprenden a manejar mejor las suyas, prestan más atención y son mejores alumnos en el colegio.

Haga click aquí para leer más artículos de ar-revista.com