El Hijo Adoptado Cartagena Murcia

¿Cuándo contarle a un hijo que es adoptado? La respuesta es que no hay una edad ideal. Cuando el niño pregunte, se le contesta. Sin dramatismo ni explicaciones largas y complicadas. A continuación mostraremos cómo podemos hablar de la adopción de un hijo...

El Hijo Adoptado

Proveído Por:

Los momentos más adecuados pueden ser: • Cuando pregunte por el origen de los bebés • Cuando conozca a alguna mujer embarazada Sin embargo algunos especialistas consideran que es preferible decírselo antes de que empiece el colegio y así evitar que se entere por otras vías. Si la noticia se da con tranquilidad no hay por qué preocuparse por sus consecuencias. El niño tiene que percibir que sus padres le quieren exactamente igual que si hubiera sido biológico. Es más, se le debe explicar que él fue un niño especialmente buscado y, por tanto, especialmente querido. • Momentos para hablar de la adopción Durante las etapas pre verbal y verbal temprana, los padres tienen una perfecta oportunidad para comenzar a compartir con el niño el tema de la adopción de una forma tranquila y cómoda y edificar así los cimientos de futuros diálogos. Una buena idea es realizar actividades lúdicas que toquen el tema de la adopción. Tal es el caso de los cuentos e historias que tratan este tema. • Hijos adoptados de uno a tres años de edad Alrededor de los 3 años, el niño comienza a aprender acerca de la familia y a concentrar sus intereses en cómo y cuándo nació. Antes de que su hijo pueda entender el proceso de la adopción y las diferentes formas en que puede estar constituida una familia, es necesario que comprenda las formas por las cuales se puede tener un hijo. Es alrededor de esta edad cuando comienza a preguntarse si crecieron en la barriguita de su mamá; por lo tanto, he aquí un momento oportuno para explicarle el proceso de adopción y las diferentes formas en que un niño pueda ingresar en una familia. Si su hijo pregunta por qué no creció en su barriga, puede contestarle que lo intentaron pero que no lograron y él tuvo que venir de otra barriga. Puede añadir que ustedes querían tener un hijo, de modo que él creció en la barriga de otra señora, y cuando nació, ustedes fueron a buscarlo y lo adoptaron. No trate de decir a su hijo más de lo que él puede entender. A medida que crezca, las informaciones también crecerán y serán más adecuadas según la edad. • Hijos adoptados de tres a cinco años de edad De 3 a 5 años, el niño se está alistando para la próxima etapa: enfrentarse al mundo. Comienza a desarrollar la habilidad de explorar, de iniciar proyectos y cuestionar todo lo que ve. Todas esta habilidades le ayudan a continuar la separación de sus padres, a prepararse para salir del mundo seguro de la casa al afuera salvaje y desconocido. Y en el momento que se asome al mundo exterior, va a comenzar a confrontar el hecho de su propia adopción. • Hijos adoptados de seis y siete años de edad Comenzando los 6 ó 7 años, el niño puede diferenciar entre adopción y nacimiento como modos alternativos de formar una familia. En otras palabras, reconoce que aunque todos entran al mundo de la misma manera, por el nacimiento, la mayoría de los miembros de las familias lo hacen naciendo dentro de ella. También reconoce que ser adoptado significa tener dos pares separados de padres: los que me concibieron y los que me acogieron y educaron. Los niños comienzan a preguntarse acerca de su madre biológica Este es un buen momento para mostrarles fotografías, cartas o recuerdos de sus padres biológicos. Si no se saben las respuestas a sus preguntas o si la historia involucra un pasado complejo o penoso, conteste con "quizás" evasivos, mientras le reafirma el valor de las personas involucradas en la adopción y la dificultad de su situación antes de la ubicación de su hijo. Permítale que piense sobre el tema, e incluso que fantasee sobre sus padres biológicos. Induzca a su hijo a aceptar su rol en la familia y a desarrollar un grado positivo de autoestima. Sus curiosidades pueden derivar en temores acerca de temas como que sus padres biológicos aparezcan para reclamarlo, por ejemplo; por eso es tan importante que compruebe que él comprende bien el proceso y la razón de su adopción. • Hijos adoptados de siete y ocho años de edad Cerca de los 7 u 8 años, el niño comienza a reconocer que la familia normalmente se define en términos de relaciones consanguíneas. Viéndolo así, no tienen vinculación biológica con sus padres, pero sí tiene padres biológicos ( y posiblemente hermanos biológicos), en alguna parte. Aquí algunos niños pueden comenzar a expresar confusión acerca de su lugar como miembro de la familia. • Hijos adoptados de nueve a doce años de edad Entre los 9 y 12 años, los chicos logran una comprensión más profunda de lo que significa el proceso adoptivo. Quizás aflore en esta época los primeros signos prematuros de tristeza o pesadumbre a medida que los niños comienzan a resolver problemas, a establecer prioridades y a buscar relaciones. Es también en estos momentos en que empiezan a ver el lado público de la adopción y a comprender que, socialmente, son diferentes a sus amigos, aunque tal vez todavía no comprendan bien por qué esta diferencia debe importar. Proveido por: LaFamilia.info