El Papel Educador de los Abuelos Pamplona Navarra

Ahora más que nunca, el ser abuelo significa participar en la educación de los nietos ya que en muchos hogares, los padres que están ausentes la mayor parte del día prefieren que los abuelos cuiden de los niños, antes que dejarlos en manos de empleadas o niñeras...

Echegaray Inda Guillermo
948152843
Castillo De Maya / Amaiurko Gazteluaren Kalea 38
Iruña, Navarra

Esta Información es Proveída por
Clinica Arcangel San Miguel
948 296 000
Beloso Alto 32
Pamplona, Navarra
Especialidad
psiquiatria

Esta Información es Proveída por
Torralba Sarda Maialen
948175770
Garcia El De Najera/Gartzia Nairakoaren Pasealekua 17
Iruña, Navarra

Esta Información es Proveída por
Gabinete Belar Pº Garcia Najera, 17 - 1º A, Tr. Yamaguchi  
948175770
Garcia El De Najera/Gartzia Nairakoaren Pasealekua 17
Iruña, Navarra

Esta Información es Proveída por
Bernad Asiain Clemente
948206784
Estafeta / Estafeta Kalea 35
Iruña, Navarra

Esta Información es Proveída por
Colegio Oficial De Psicologos De Navarra  
948175133
Monasterio De Iharte/Iharteko Monasterioaren Kalea 2
Iruña, Navarra

Esta Información es Proveída por
Alfueta Satrustegui Melchor
948251552
Sancho Ramirez / Antso Ramirez Kalea 5
Iruña, Navarra

Esta Información es Proveída por
Centro Huarte De San Juan Tudela, 16  
948153741
Tudela / Tutera Kalea 16
Iruña, Navarra

Esta Información es Proveída por
Centro Huarte De San Juan Psicologia Logopedia Para Niños Y Adultos  
948153741
Tudela / Tutera Kalea 16
Iruña, Navarra

Esta Información es Proveída por
Gurelur Fondo Navarro Para La Proteccion Del Medio Natural  
948151077
Manuel De Falla / Manuel De Falla Kalea 8
Iruña, Navarra

Esta Información es Proveída por
Esta Información es Proveída por

El Papel Educador de los Abuelos

Proveído Por:

Es ésta una tarea muchas veces placentera pero también ardua para los abuelos, quienes ya han alcanzado su edad de retiro. En su vida existen dos etapas claramente diferenciadas. Una que se extiende desde los 55 años hasta aproximadamente los 70 y otra de los 70 en adelante. Los abuelos jóvenes Es la primera etapa, la de los abuelos «jóvenes», en la que generalmente recae su responsabilidad de asumir el papel temporal de “padres” de sus nietos. Por esto es importante comprender algunos procesos difíciles que se viven en ese momento de la vida que se deben tener en cuenta antes de encomendarles el cuidado de los nietos: Desde los comienzos de la primera etapa, 55 a 60 años, los abuelos «padecen» una serie de situaciones inevitables que los afectan profundamente: • La independencia de los hijos, los cuales uno tras otro, como pájaros que ya no necesitan del nido, abandonan el hogar. • La jubilación de un trabajo que constituyó el centro de sus vidas. • El deterioro de la salud, que llega con los años Existen también factores generacionales en la educación que los abuelos dan a los nietos, que exigen comprensión y aceptación por parte de los padres, tales como: 1. Los abuelos no se dan cuenta de que han pasado muchos años desde la época en que ellos educaron y que las nuevas generaciones son distintas a la hora de enseñar. 2. El tiempo hace a los abuelos más tolerantes, llegando en ocasiones a ser condescendientes con los nietos. No les exigen lo suficiente. 3. Los abuelos ya no tienen las fuerzas de antes. Lo que para los padres jóvenes no supone problema, puede suponerlo para ellos. Estemos pues atentos a no sobrecargarles de obligaciones. Los abuelos, después de los 70 Hay formas de involucrar a los abuelos más viejos en la educación de los hijos y hacerlos sentir así que son queridos y respetados: • Aproveche la vasta experiencia y sabiduría de los abuelos para pedir ayuda en las tareas de los niños, así como consejos. También pueden participar en el cuidado del hogar de los hijos casados con tareas en áreas como la cocina, el cuidado de la ropa, trabajos de casa, etc., • Hacerlos sentir queridos y respetados por nosotros y nuestros hijos, recordando tras aquella mente que ya no es lúcida, al padre o a la madre de clara inteligencia de otros tiempos. • En las reuniones familiares, pedirles que cuenten anécdotas del pasado y hablen sobre el tiempo en el que ellos fueron niños y jóvenes. Esto ayudará a los chicos a conocer mejor el pasado y las raíces de su familia. Proveido por: LaFamilia.info