El Papel del Padre en el Hogar Santa Cruz De Tenerife Canarias

En los años sesentas se dio un gran cambio en la sociedad a nivel familiar. El padre, que tenía una figura muy definida en la familia y era el mayor proveedor de los recursos económicos, pasó a ‘competir’ por este rol con la mujer, quien gracias a su preparación cada vez mayor, comenzó a proveer recursos materiales en el hogar sin depender económicamente de su esposo...

El Papel del Padre en el Hogar

Proveído Por:

¿Qué hace papá que no puede hacer mamá? Ello ha implicado que la dinámica de las familias esté cambiando y que el hombre se perciba de forma distinta en la vida familiar. Cuando la mujer sale a trabajar, queda entonces la casa sin una cabeza durante la mayor parte del día, y los niños en manos de la empleada o en una guardería. A partir de la segunda mitad de los años sesenta vino una avalancha masiva de divorcios y desde entonces el problema no se ha detenido, dando como resultado un gran número de niños que han crecido sin la figura paterna en casa. A raíz de esto se han observado las siguientes consecuencias: • El 85% de los jóvenes que son juzgados en los Estados Unidos por cometer actos delictivos e infringir la ley, no conocen la figura del padre en casa. • En la Universidad Nacional de Colombia, Ángela Villarraga analizó el fenómeno “Hambre de padre”, con el cual queda demostrado que muchas niñas adolescentes no se embarazan porque busquen un esposo, sino porque necesitan un padre, el padre que no han tenido en sus hogares. • El estímulo paterno, la forma como el padre carga al niño o juega con él, su manera de comunicarse, facilita parte del desarrollo de su sistema nervioso central... está debidamente comprobado por neurólogos que un niño que tiene estímulo paterno desarrolla habilidades del lenguaje y tiene una gran posibilidad ser mejor para las matemáticas. • El hijo que crece sin padre se puede decir que es un “apátrida”, porque se desarrolla sin encontrar cuál es su arraigo, cuál es el sitio que le corresponde. ¿Qué aporta el papá? Freud fue el primero que dijo que es el papá quien socializa, es el que invita a salir y estimula al hijo a entrar en esa competencia dura por fuera de la familia. Él reta y convida a asumir tareas que, de otra manera, el hijo no se propondría. Porque allá afuera las cosas son a otro precio. Papá aporta en casa una visión masculina de la persona, de la familia y de la sociedad. Cuando los hijos se abren a la sociedad es importante que sepan enfrentar en la calle los valores muy ambiguos frente a lo masculino y lo femenino que allí se presentan. Una mujer es más mujer cuando ha visto a su papá en casa y un hombre tiene más claro lo que es ser hombre cuando ha crecido junto a su padre. La condición masculina es clave en lo psíquico de los hijos. El papá es el sustento de la autoridad, no es el único que ejerce la autoridad, pero protege la autoridad de la madre. La autoridad promueve, la autoridad es servicio y eso es el ejemplo que debe recibir el niño. Por ningún motivo un padre debe negarle a su hijo un ejercicio adecuado de la autoridad, porque a partir de allí el niño entiende lo que es la norma y lo que es la vida. Quien da las pautas Papá es la persona que estructura los tiempos familiares; pone el ritmo de la vida familiar y da las pautas de maduración de los hijos. Papá tiene la capacidad de hacer sentir a un hijo mayor y responsable, como por ejemplo cuando dice “te dejo encargado de esto...”. En este sentido, es misión trascendental de la mujer devolver el hombre a casa, mostrarle el papel concreto que tiene en la vida familiar. La mujer, como eje del hogar, con su papel dominante y su compromiso vital, tiene que encarar en este momento una verdadera cruzada para retornar el padre a casa. ¿Cómo se logra eso?: haciendo lo que a la mujer le corresponde, sin reemplazar o desplazar la actuación del padre en la vida familiar y sin competir con la masculinidad. ¡Esa es la tarea! Proveido por: LaFamilia.info