El Proceso de Respirar Cartagena Murcia

El proceso de respirar comienza cuando inhalamos oxígeno y éste es absorbido por la corriente sanguínea. Continúe leyendo toda la información...

El Proceso de Respirar

Proveído Por:

Después, la sangre oxigenada pasa al corazón, que la distribuye por todo el organismo. Al espirar, eliminamos dióxido de carbono. Aunque el proceso es sencillo, la respiración es la función fisiológica más importante, y la única que podemos variar voluntariamente. En otras palabras: podemos aprender a respirar mejor. Cada día inspiramos y espiramos entre 16.000 y 23.000 veces, pero solemos hacerlo a un ritmo forzado e insuficiente. Los niños respiran de forma correcta pero, con el estrés y el paso del tiempo, utilizamos sólo la parte alta de los pulmones, lo que provoca una respiración superficial, estresante y falta de energía.

En cambio, respirar a pleno pulmón llena el organismo de energía, ayuda a expulsar toxinas, deshace tensiones musculares y bloqueos emocionales y alivia problemas como el estreñimiento, el insomnio o la ansiedad. De hecho, influye en todas las funciones vitales, afectando a los sistemas cardiovascular, nervioso, gastrointestinal y muscular. La respiración también se asocia al sueño, la memoria, la concentración, las emociones y los sentimientos.

¡Ponte derecha!

Para respirar correctamente hay que ejercitar el diafragma. Se trata del músculo que separa el tórax de la cavidad abdominal, y que atrae el aire hasta la parte inferior del pulmón, donde circula la mayor cantidad de sangre. Recuperar esa capacidad innata es cuestión de práctica: debemos acostumbrarnos a tomar el aire con el vientre y no con el pecho. Es más fácil si adoptas una postura correcta: espalda recta, vientre contraído (sin forzar) y hombros relajados. Así, ayudas a tu corazón a bombear más y mejor sangre y te sentirás fuerte y sin dolor de espalda. Y además parecerás más alta, esbelta y segura de ti misma. Por desgracia, la postura habitual suele ser ésta: espalda encorvada, vientre distendido y hombros hacia delante. En esa posición, la caja torácica se contrae y el diafragma queda inmovilizado, así que sólo se puede respirar con la parte superior del tórax y utilizar un cuarto de la capacidad pulmonar. El sobrepeso alrededor de la cintura también perjudica el buen funcionamiento de los pulmones, según un reciente estudio del Instituto Nacional Francés para la Salud y la Investigación Médica.

Haga click aquí para leer más artículos de ar-revista.com