Guardianes de tu Espalda Cartagena Murcia

Mientras estás leyendo estas líneas, seguro que recordarás aquel momento de tu vida en el que sufriste un dolor de espalda, lumbar o de cervicales, que te incapacitó durante un tiempo...

Martinez Poyato, Maria Del Carmen Puerta De Murcia, 18 - 6º  
968501521
Puerta De Murcia 18
Cartagena, Murcia

Esta Información es Proveída por
Ambulancias Cartagena Principe De Asturias, 9  
968501112
Principe De Asturias 9
Cartagena, Murcia

Esta Información es Proveída por
Maberge S.L.L.  
968508194
Alfonso Xiii 32
Cartagena, Murcia

Esta Información es Proveída por
Desmonts Gutierrez Juan
968502183
San Diego 40
Cartagena, Murcia

Esta Información es Proveída por
Hospital Nuestra Señora Del Perpetuo Socorro
968 510 500
Sebastián Feringán 12
Cartagena, Murcia
Especialidad
medicas

Esta Información es Proveída por
Arribas Ros Adelia
968122866
Ribera De San Javier 11
Cartagena, Murcia

Esta Información es Proveída por
Norma Suarez Hurle  
968502243
Concepcion 2
Cartagena, Murcia

Esta Información es Proveída por
Cano Ceron Luis
968506557
Juan De La Cosa 7
Cartagena, Murcia

Esta Información es Proveída por
Equipo De Orientacion Educativa Y Psicopedagogica Cartagena 1  
968120592
Ribera De San Javier 
Cartagena, Murcia

Esta Información es Proveída por
Martinez Poyato Maria Del Carmen
968501521
Puerta De Murcia 18
Cartagena, Murcia

Esta Información es Proveída por
Esta Información es Proveída por

Guardianes de tu Espalda

Proveído Por:

Y es que esta molestia es muy frecuente, sobre todo en nuestra sociedad caracterizada por el sedentarismo, el estrés y la adquisición de malas posturas frente al ordenador. Las cifras hablan por sí solas: según Mario Gestoso, director médico de la Fundación Kovacs, especializada en la investigación de las dolencias de la espalda, “en España, entre el 60 y el 80% de la población ha sufrido o sufrirá en alguna ocasión un episodio de este dolor. De hecho, es la segunda causa de incapacidad laboral en nuestro país”.

En general, cuando hablamos de esta dolencia nos referimos a afecciones músculo-esqueléticas que afectan a la parte superior (cervicales) y la parte inferior (zona lumbar) de nuestra columna. Esta última, denominada lumbalgia, es la más frecuente. No son trastornos graves que nos incapaciten o nos obliguen a ingresar en un hospital, pero repercuten en nuestra calidad de vida. Sobre todo, cuando se cronifican, es decir, si duran una media de más de tres meses.

Manejar cargas, mantener posturas inadecuadas, someter a la columna vertebral a movimientos de torsión y flexión frecuentes o tener la musculatura abdominal débil, propician el dolor. Los traumatismos por accidentes, caídas o golpes también pueden desencadenarlos.

Pero además de los problemas físicos, hay otros factores, los psicosociales, que pueden repercutir. El estrés, la ansiedad y la insatisfacción personal, familiar o laboral aumentan el riesgo de padecer dolores o provoca que estos duren más tiempo.

No se trata de somatizaciones, sino de factores desencadenantes. Por ejemplo, si una persona tiene este tipo de molestia, significa que se ha sobrecargado a nivel cervical. Si, además, tiene una contractura de trapecio o vive en un ambiente que psicológicamente le estresa mucho, va a liberar adrenalina y ésta va a hacer que se contraiga más la zona dañada y todavía le puede doler más.

“Si es la primera vez que nos duele esta zona y no sabes qué lo causa debes acudir al médico de familia”, indica Gestoso. Porque, lo más frecuente es que el origen esté en la columna, pero también puede ser una señal de alerta que se confunde con otras afecciones (un problema digestivo, trastornos ginecológicos, infecciosos, etc). Se diagnosticará con una anamnesis (historia clínica) y exploración física. Si es necesario, se realizarán pruebas radiológicas simples o avanzadas como el TAC y la Resonancia. “Sólo se recurrrirá a la gammagrafía ósea si se sospecha la presencia de una infección o un proceso tumoral”, nos comenta el especialista.

Haga click aquí para leer más artículos de ar-revista.com