Huyo de las Responsabilidades Cartagena Murcia

A fuerza de huir de las ataduras y de evitar tomar decisiones, estas personas suelen ser consideradas como seres egoístas, infantiles y cobardes. Sin embargo, para muchos de ellos la idea de asumir responsabilidades puede convertirse en algo realmente insoportable y angustioso...

Psicologa Maria Victoria Serna Fuentes Alameda San Anton, 7 - 2º C  
968521710
San Anton (De) 7
Cartagena, Murcia

Esta Información es Proveída por
Rodriguez Melia Antonia Maria
968529131
Carlos Iii 40
Cartagena, Murcia

Esta Información es Proveída por
Proyecto Tres Gabinete Psicopedagogico  
968527551
Garcia Lorca 1
Cartagena, Murcia

Esta Información es Proveída por
Martinez Del Vas Pascual
968521710
San Anton (De) 7
Cartagena, Murcia

Esta Información es Proveída por
Miñarro Garrido Maria Angeles
968121559
Alfonso Xiii 14
Cartagena, Murcia

Esta Información es Proveída por
Centro Medico Virgen De La Caridad
968 506 666
Jorge Juan 30
Cartagena, Murcia
Especialidad
psiquiatria

Esta Información es Proveída por
Jimenez-Martin Y Sanchez Fernando
968312974
Doctor Luis Calandre 34
Cartagena, Murcia

Esta Información es Proveída por
Psicologo Jose Vicente Muñoz Olmos - R.E.S. 20400059 Avenida Reina Victoria, 34 - Entresuelo  
968125004
Reina Victoria Eugenia 34
Cartagena, Murcia

Esta Información es Proveída por
Psicologos Psicom Plaza Juan Xxiii, 3, 1ª Planta, Oficina 202  
968312974
Doctor Luis Calandre 34
Cartagena, Murcia

Esta Información es Proveída por
Centro De Psicologia Y Educacion Paseo Alfonso Xiii, 14 - 4º Dcha.  
968121559
Alfonso Xiii 14
Cartagena, Murcia

Esta Información es Proveída por
Esta Información es Proveída por

Huyo de las Responsabilidades

Proveído Por:

Análisis de una conducta compleja.

Eduardo prefiere ejecutar que asumir responsabilidades profesionales; José echa la culpa de todos sus problemas de pareja a su mujer; en situaciones de conflicto, Victoria tiene tendencia a asumir el rol de víctima y de extrapolar su sentimiento de culpa a los demás. Estas tres personas tienen algo en común: se niegan a hacerse cargo de sus responsabilidades; es decir, que no “responden” (de ahí la palabra responsabilidad) ante las acciones que les apuntan directamente. El huir de las responsabilidades puede tener diferentes caras, pero, en la mayoría de los casos, la verdadera causa es cierta angustia, una angustia que puede transformarse en una auténtica fobia.

Vivir a merced de otros

“Estamos ante una persona que huye de las responsabilidades si sistemáticamente culpa a alguien o algo ajeno a sí mismo cuando tiene que dar cuentas de algo que le correspondería haber hecho”, explica la psicóloga clínica Mila Cahue, del gabinete Álava Consultores. Poco resolutivas, esperan que alguien se encargue de sus labores, pues como indica Mila Cahue, “su forma de resolver situaciones es hacer que las hagan los demás.” Son muy dependientes de los otros. A largo plazo, esta dependencia puede acabar en un sentimiento de frustración y transformarse en un comportamiento violento y agresivo. En otros casos, algunos se marcarán voluntariamente objetivos inalcanzables que saben difíciles de realizar.

Alejarse del estrés y del fracaso

“Asumir responsabilidades profesionales, familiares y morales es indiscutiblemente fuente de estrés”, reconoce la psicóloga clínica Régine Fraukel. Ahora bien, ciertos estudios demuestran que el 20 por ciento de las personas presenta particularidades neuroquímicas que les hacen hipersensibles al estrés. Entonces, cuando hay que tomar decisiones importantes y enfrentarse a los juicios de los otros, la tensión y angustia que esto les genera les resulta insoportable. Lógicamente, van a hacer todo para evitar estas situaciones. Pero si esta hipótesis puede explicar varios puntos del problema, hay que tener en cuenta otros factores.

Para algunos, asumir responsabilidades es sinónimo de una menor libertad porque deben hacer cosas que no les apetece. Como explica Mila Cahue, “dejar de hacer aquello que no nos gusta es muy agradable. La persona irresponsable busca la satisfacción inmediata.” Además, la posibilidad de hacer malas elecciones genera en ellos una fuerte presión porque carecen de confianza en sí mismos. Combatir este temor es vital para vivir, por fin, una vida decidida por uno mismo.

¿Qué se puede hacer?

1. La responsabilidad es una conducta que se aprende: no se nace siendo responsable o irresponsable, no es una cosa natural. Para aprender a ser responsable hay que enfrentarse a pequeñas responsabilidades e ir, progresivamente, tomando decisiones cada vez más importantes.

2. Vivir los errores como algo normal: cuando fracasamos en nuestras responsabilidades, es importante reflexionar en los errores cometidos y sacar su lado positivo.

3. Esforzarse en ser menos dependiente de los otros: es importante no estar siempre rodeado de gente que acabará actuando en nuestro lugar. Quedarse solo en algunas ocasiones nos obliga a asumir nuestras responsabilidades.

4. Utilizar el sentido del humor: sirve para desdramatizar una situación. Frente a responsabilidades importantes, el humor permitirá sentirse menos estresado. Si la situación sale mal, el humor relativizará también la sensación de fracaso.

Haga click aquí para leer más artículos de Elle