Lo que Tienes que Pulsar para Tener Éxito... Cartagena Murcia

Si el trabajo que haces no te divierte, va a ser difícil que tengas éxito. Tu trabajo debería ser una suma de satisfacción personal, beneficio económico, estabilidad y, por supuesto, también diversión...

Atrio Asesores Consultores S.L.  
968505904
San Basilio 7
Cartagena, Murcia

Esta Información es Proveída por
Bellver-Candela S.A.  
968521945
Carmen (Del) 26
Cartagena, Murcia

Esta Información es Proveída por
Guimen Asesores S.L.  
968500079
Luis Braille 1
Cartagena, Murcia

Esta Información es Proveída por
Ricardo Gomez Bernal  
968320317
Tolosa Latour 4
Cartagena, Murcia

Esta Información es Proveída por
Logidyn, S.L.  
868099051
Soldado Rosique 4-2
Cartagena, Murcia

Esta Información es Proveída por
Gestion Y Tramitacion Notarial S.L.  
968122231
Aire (Del) 27
Cartagena, Murcia

Esta Información es Proveída por
Manresa & Rodriguez Asesores Salitre, 29 - 2º  
968522012
Salitre 29
Cartagena, Murcia

Esta Información es Proveída por
Consulting De Empresas Gomez & Asociados S.L.  
968529192
Carlos Iii 48
Cartagena, Murcia

Esta Información es Proveída por
Manresa Martinez Luis Fernando
968522012
Salitre 29
Cartagena, Murcia

Esta Información es Proveída por
Carlos Gonzalez Samper S.L.  
968504150
General Lopez Pinto 2
Cartagena, Murcia

Esta Información es Proveída por
Esta Información es Proveída por

Lo que Tienes que Pulsar para Tener Éxito...

Proveído Por:

1. Tómatelo en serio

Si no crees realmente en lo que estás haciendo, y no pones tu esfuerzo y tu pasión en lo que haces, es muy difícil que tu negocio despegue. Así que tómatelo en serio, y no abandones con el primer obstáculo o problema que surja.

2. Planifica

Analiza antes de actuar, para tomar las decisiones más adecuadas, y para evitar trabajar en la dirección equivocada. Ten cuidado, eso sí, de no quedarte paralizado por el análisis. Se trata de reflexionar un poco antes de iniciar cada proyecto, para realizar el trabajo de la manera más eficiente. Además, tienes que tener en cuenta tus objetivos generales, para no acabar absorbido por el ajetreo diario y las exigencias concretas de cada proyecto.

3. Gestiona el dinero con inteligencia

Necesitas tener siempre algo de efectivo a tu disposición, mucho más en la situación actual, en la que conseguir créditos no resulta nada sencillo. Así que no te queda más remedio que convertirte en un pequeño gran gestor. Ya sabes, hay dos grandes grupos:

1. El dinero que recibes de tus clientes a cambio de los bienes o servicios que les prestas: Ingresos

2. El dinero que gastas en equipos, programas, alquiler, conexión a Internet, electricidad, etc: Gastos

5. Orienta tus acciones hacia la venta

Tu talento y tus capacidades profesionales valen de poco si, al final, no consigues que los clientes contraten tus servicios. De alguna manera, siempre tienes que estar enfocado a la venta de tus servicios.

6. Recuerda: lo importante es el cliente

No se trata de los productos y servicios que ofreces, ni de tus tarifas, ni siquiera de cómo vencer a la competencia. Se trata de tus clientes. Al fin y al cabo, tus clientes son los que, en última instancia, deciden si tu negocio funciona o no. Así que todo lo que hagas tiene que tener en cuenta a tus clientes: tus horarios de trabajo, la forma en que promocionas tus servicios, la estructura de tu sitio web, etc. Esto implica que debes conocer cómo son tus clientes.

7. Promociónate sin vergüenza (pero sin ser pesado)

Uno de los mitos más extendidos es que si tu trabajo es bueno, las masas se van a abalanzar sobre ti para pedirte más y más proyectos. ¿Cómo va a ocurrir esto si nadie te conoce, no saben qué haces y cómo lo haces? Primero, tienes que darte a conocer. Utiliza las herramientas de promoción típicas del marketing de guerrilla.

8. Proyecta una imagen positiva

Normalmente, sólo tienes un momento para causar una impresión positiva y memorable a tus posibles clientes. Así que tienes que aprovecharlo. No vas a poder impresionarles con tus fastuosas oficinas, así que sé creativo, utiliza la imaginación y, sobre todo, sé especialmente atento con ellos y presta atención a los detalles.

9. Conoce a tus clientes

Una de las principales ventajas que los profesionales independientes tienen frente a las grandes compañías es que ellos pueden prestar una atención personalizada a sus clientes. Tus clientes no son un número más, y sus llamadas no tienen que pasar por tres departamentos antes de ser atendidas. Aprovecha esta baza. Recuerda que cerca del 80% del negocio suele venir de clientes que repiten.

Asegúrate de que contactar contigo es fácil para tus clientes, responde a sus llamadas, y ofréceles un trato personalizado.

10. Aprovecha la tecnología

La tecnología es un gran aliado, y puede ayudarte a darle otra dimensión a tu actividad profesional. Hoy, tu sitio web puede ser tan bueno o mejor que el de muchas grandes compañías. Y tienes a tu disposición un montón de herramientas -muchas de ellas gratuitas- que te van a permitir gestionar tu negocio de manera rápida y eficaz.

Obviamente, no puedes dedicar todo tu tiempo a descubrir qué hay de nuevo en el mercado, porque descuidarías tu actividad, pero tienes que conocer las posibilidades que la tecnología te ofrece. Esta es la clave: elige aquellas herramientas que realmente hacen tu trabajo más fácil, rápido y eficaz.

11. Juega en equipo, aunque sólo seas uno

Aunque la última decisión siempre va a estar en tus manos, puedes contar con el apoyo y el consejo de gente que te aportará diferentes puntos de vista: familiares, amigos, colegas de profesión, los servicios de asesoramiento de organizaciones públicas, y tus propios clientes, que muchas veces te pueden descubrir una manera nueva de ver las cosas.

En equipo es más fácil.

12. Haz que te conozcan como un experto

Cuando tenemos un problema, siempre intentamos buscar el consejo de un experto en ese campo. Así que, cuanto más
reconocido seas en un campo de actividad, más gente te buscará para que les prestes tus servicios. Si consigues convertirte en un experto reconocido, encontrarás nuevos clientes sin esfuerzo.

13. Crea ventaja competitiva

Debes tener una proposición de venta única. Para saber cuál es, debes responder a la siguiente pregunta: ¿Por qué mis clientes van a elegir mis servicios frente a los de la competencia? En otras palabras: ¿Qué es lo que diferencia mis servicios de los servicios que ofrece el resto de los profesionales? La respuesta puede ser: especialización en un campo muy concreto, rapidez en la entrega, servicio personalizado, etc. Determina cuál es tu ventaja competitiva, y después intenta potenciarla y promocionarla.

14. Invierte en ti mismo

Siempre aparecen nuevas formas de hacer las cosas, método y herramientas más eficientes. Lee los blogs y las publicaciones especializadas en tu campo de actividad para mantenerte al día. Así siempre podrás estar atento a los nuevos modelos de negocio, las nuevas tecnologías que facilitarán tu trabajo, las nuevas tendencias que marcarán el futuro de tu actividad, etc.

Esta información te permitirá orientar tu actividad. También debes plantearte participar en cursos y seminarios para reciclarte y para ponerte al día. La educación es un proceso de mejora continua que te permitirá mantener siempre una ventaja competitiva.

15. Sé accesible

Los clientes quieren resuelvas sus problemas cuanto antes. Pónselo fácil. Todo es mucho más sencillo para tus clientes si tú eres una persona accesible y dispuesta a atenderles.

16. Construye una reputación sólida

Una buena reputación es uno de los bienes más preciados para un profesional independiente. Y es que una reputación no se puede comprar. Hay que construirla día a día, con esfuerzo y con inteligencia. El componente fundamental es la consistencia: tus clientes pueden esperar de ti siempre un buen nivel de calidad en los proyectos, y una entrega según los plazos a los que te has comprometido. Esa consistencia les permite confiar en ti y en tu trabajo.

17. Vende beneficios

No vendas tus servicios; vende mejor los beneficios que tus servicios van a proporcionarle al cliente. En tus presentaciones, en tu blog y en tu sitio web, destaca las ventajas que tus servicios han generado en el cliente. Cada vez que, de manera directa o indirecta, te comuniques con tus clientes, céntrate en los beneficios que puedes aportarle.

18. Si puedes, aporta valor social

En la medida de tus posibilidades, intenta aportar valor a la sociedad. Se acabó el perfil de emprendedor despiadado que sólo busca su beneficio a cualquier precio. Todo es mucho mejor cuando ganamos todos, y cuando los tratos son justos y razonables.

Si utilizas las herramientas construidas por la comunidad -Firefox, Wikipedia, OpenOffice- una donación de vez en cuando no está de más.

19. Llama la atención… sin gastarte dinero

Para encontrar clientes, tienes que darte a conocer. Pero es evidente que un freelance no tiene suficientes recursos como para mantener las típicas campañas promocionales y los clásicos anuncios publicitarios. Deja eso para las grandes compañías. Céntrate mejor en promocionar tu actividad a través de las redes sociales, utilizando canales gratuitos y, si puede ser, especializados en tu actividad.

20. Domina el arte de la negociación

La capacidad para negociar de manera efectiva es fundamental. Es algo que vas a tener que utilizar a diario. Esta capacidad te permite conducir las negociaciones hasta una situación de gana-gana, es decir, una en que todas las partes sienten que han salido ganando con el acuerdo alcanzado. Esta situación de gana-gana es la que te permite construir, con tus clientes, relaciones de confianza que aguantan el paso del tiempo.

21. Construye un buen espacio de trabajo

Diseña tu espacio de trabajo para que sea cómodo, agradable y productivo. Ten en cuenta si los clientes van a pasarse por allí de vez en cuando. Lo ideal es que dediques una habitación independiente para instalar tu “oficina”. De esta forma resulta mucho más sencillo separar las actividades laborales y familiares.

22. Organízate y sé organizado

Establece una rutina diaria para sacarle el máximo provecho al esfuerzo y a las horas que dedicas al trabajo. Busca las herramientas de gestión online que te permitirán trabajar de manera más rápida y organizada: calendario, lista de tareas, creación de facturas , contabilidad, etc. Mantén ordenados todos tus archivos. Realiza copias de seguridad de vez en cuando. Todas estas pequeñas cosas pueden marcar una gran diferencia en tu rendimiento.

23. Tómate tiempo libre

Muchos profesionales entran en una dinámica infernal, que consiste en trabajar todo el día y parte de la noche, prácticamente todos los días del año. Pero esta situación no es sostenible. Acaban quemándose antes de tiempo, cuando en realidad ésta es una carrera de fondo. Si no reservas una parte de tu tiempo para descansar, para tu familia, para hacer ejercicio y divertirte, acabarás amargado, y tus clientes lo notarán enseguida. Así que, en tu rutina de trabajo, incluye también tiempo para desconectar.

24. Concéntrate en las actividades que haces mejor

Un profesional independiente trabaja solo la mayor parte del tiempo, por lo que se ve obligado a hacer un poco de todo: de gestor, de comercial, y de trabajador con múltiples tareas y cometidos. Eso es inevitable, y está bien. Pero en la medida de lo posible, conviene concentrarse en aquellas actividades que mejor hacemos, porque es ahí donde aportamos más valor, y es allí, también, donde podemos obtener más beneficio . Al principio, solemos tener la tentación de coger todos los proyectos que pasan por delante. Pero luego comprobamos que lo que más nos interesa es dedicarnos a aquella actividad concreta en la que destacamos.

25. No te olvides del seguimiento

Mantente en contacto permanente con tus clientes- actuales y potenciales- y con las empresas y profesionales con los que te ha tocado trabajar. Ellos agradecerán tu atención, y tu encontrarás muchas más oportunidades para desarrollar nuevos proyectos.

Haga click aquí para leer más artículos de Blog del Freelance