Lo que nos Engorda Bilbao País Vasco

Un punto optimismo es estar bien contigo misma y sabias que: Lo que nos engorda es la vida, en realidad se encierran cientos de estudios sobre la relación entre nuestras emociones o sentimientos y sobre la forma en la que nos alimentamos…

Lab. Medico Analitico Ga
944 230 994
Gran Vía 38 8ª Planta
Bilbao, País Vasco
Especialidad
analisis clinicos

Esta Información es Proveída por
Laboratorios Ize S.L.
944 271 404
Dr. Areitza 34 1º A
Bilbao, País Vasco
Especialidad
analisis clinicos

Esta Información es Proveída por
General Lab
944 608 035
Amesti 5 2º Dcha.
Algorta, País Vasco
Especialidad
analisis clinicos

Esta Información es Proveída por
Centro Medico Aiala
945 890 021
Iritxusi 4 y 6
Amurrio, País Vasco
Especialidad
policlinicas

Esta Información es Proveída por
United Laborator.Madrid
946 813 490
Pz. Ezkurdi 4 1º
Durango, País Vasco
Especialidad
analisis clinicos

Esta Información es Proveída por
United Laborator.Madrid
944 161 625
Dr. Atxúkarro 10 5º Izq.
Bilbao, País Vasco
Especialidad
analisis clinicos

Esta Información es Proveída por
United Laborator.Madrid
944 801 713
Paulino Mendibil 24 Esc. Dcha. 1º Izq.
Las Arenas, País Vasco
Especialidad
analisis clinicos

Esta Información es Proveída por
Centro Medico Aiala
946 726 682
Zumalakarregi 3
Llodio, País Vasco
Especialidad
policlinicas

Esta Información es Proveída por
United Laborator.Madrid
656 790 405
Carlos Gangoiti 22 (Resid. Torre-Zuri)
Gernika-Lumo, País Vasco
Especialidad
analisis clinicos

Esta Información es Proveída por
HOSPITAL DE SANTA MARINA
944006900
Santa Marina Errepidea, 41
Bilbao, País Vasco
 
Esta Información es Proveída por

Lo que nos Engorda

Proveído Por:

Con sus inevitables consecuencias en el caso de hacerlo mal: sobrepeso, trastornos alimentarios, déficits vitamínicos...

Según, se ha demostrado científicamente que la ansiedad engorda. Hay personas que sin aumentar su ingesta de alimentos notan que empiezan a coger kilos y que ese cambio coincide con una etapa de preocupaciones, que desemboca en un estado de estrés prolongado. “Esa relación es evidente, porque las personas somos alma y cuerpo, somos un todo, de modo que cualquier cosa que afecte a nuestra psique repercutirá también en nuestro cuerpo y a la inversa. El peso forma parte de nuestro físico, así que todo lo que nos ocurra, negativo o positivo, se refleja en él.

Nuestro organismo está preparado para hacer frente al estrés agudo, y la adrenalina que segregamos ante situaciones traumáticas no nos causa problemas. Lo que sí acaba por dañarnos es soportar una situación de ansiedad prolongada, pues en ese caso segregamos unas sustancias que alteran la absorción de los alimentos y producen una necesidad constante de ingerir azúcares. Así, cuando saqueamos la nevera a las seis de la tarde, lo hacemos porque nuestro cerebro necesita glucosa para seguir funcionando”, explica Senpau. Al haber más azúcares en sangre, nuestro organismo los absorbe a más velocidad y se acaban transformando en grasa. Es en este punto cuando comienza a cerrarse un círculo muy peligroso.

Cuanta más ansiedad, más kilos

¿Qué nos pasa cuando notamos que hemos engordado? No nos sentimos a gusto, nuestra autoestima se resiente, la ropa no nos sienta bien (porque nos está pequeña) y, en el 90% de las ocasiones, nos negamos a pronunciar la frase maldita: “¿Me puedes traer una talla más?”.

Esta situación nos provoca más ansiedad aún y se produce un conflicto que la doctora Monserrat Folch (licenciada en Medicina y Cirugía, y especialista en Dietética de la clínica Teknon) define a la perfección: “¿Qué necesitamos en ese momento?, ¿un endocrino para bajar de peso o un psicólogo que nos ayude a canalizar la ansiedad? Si comenzamos una dieta de adelgazamiento, hay que tener claro qué nos ha hecho engordar, y si llegamos a la conclusión de que es culpa del estrés o la ansiedad, hay que tratar primero eso”. La decisión de enfrentarnos a un menú hipocalórico cada día es también una fuente de ansiedad, y ya van tres: la que nos ha hecho engordar, la que se ha producido al comprobar que hemos cogido peso y la que nos genera saber que vamos a tener que empezar a comer menos. ¿Qué hacer entonces? Intentar reducir el nivel de nerviosismo, de intranquilidad. Hay prácticas que ayudan a ello, como el yoga, control mental, taichí, acupuntura...

Por otra parte, la doctora Senpau recomienda también jugar con los olores de la comida para conseguirlo: “El olfato es un sentido que va directamente al centro de las emociones, cosa que no ocurre con el tacto. Hay olores que disminuyen la ansiedad, como por ejemplo el de las manzanas. Esto se comprobó en un estudio realizado en Estados Unidos con once mil personas, y se pudo ver que a todas ellas, sin excepción, les bajaba la tensión arterial medio punto cuando aspiraban el aroma de unas manzanas. El segundo olor que descubrieron como ‘calmante’ fue el de la canela, y el tercero, el de la lavanda”. Cuando la ansiedad disminuye, pensamos con más claridad y podemos racionalizar nuestro comportamiento. Pues bien, empecemos por la conducta que tenemos ante la comida. Lo primero que hay que valorar ante el deseo de asaltar la nevera es: “¿Tengo hambre o sólo ganas de comer?”. Puede parecer una tontería, pero no lo es. Sé sincera, pues ésta es la única forma de ignorar el hambre por estrés, que es lo mismo que las ganas de comer.

#

Haga click aquí para leer más artículos de ar-revista.com