Relax y Estrés Bilbao País Vasco

Relax y Estrés, tienen efectos que se trasladan en muchas ocasiones a la vida personal, debido a que esta tención provoca situaciones muy agobiantes que pueden llegar a ser muy graves para nuestra salud, para prevenir esto tienes que conocer las causas que aparecen aquí…

United Laborator.Madrid
944 161 625
Dr. Atxúkarro 10 5º Izq.
Bilbao, País Vasco
Especialidad
analisis clinicos

Esta Información es Proveída por
Lab. Medico Analitico Ga
944 230 994
Gran Vía 38 8ª Planta
Bilbao, País Vasco
Especialidad
analisis clinicos

Esta Información es Proveída por
Centro Medico Aiala
946 726 682
Zumalakarregi 3
Llodio, País Vasco
Especialidad
policlinicas

Esta Información es Proveída por
Centro Medico Aiala
945 890 021
Iritxusi 4 y 6
Amurrio, País Vasco
Especialidad
policlinicas

Esta Información es Proveída por
United Laborator.Madrid
946 813 490
Pz. Ezkurdi 4 1º
Durango, País Vasco
Especialidad
analisis clinicos

Esta Información es Proveída por
Laboratorios Ize S.L.
944 271 404
Dr. Areitza 34 1º A
Bilbao, País Vasco
Especialidad
analisis clinicos

Esta Información es Proveída por
United Laborator.Madrid
944 801 713
Paulino Mendibil 24 Esc. Dcha. 1º Izq.
Las Arenas, País Vasco
Especialidad
analisis clinicos

Esta Información es Proveída por
General Lab
944 608 035
Amesti 5 2º Dcha.
Algorta, País Vasco
Especialidad
analisis clinicos

Esta Información es Proveída por
United Laborator.Madrid
656 790 405
Carlos Gangoiti 22 (Resid. Torre-Zuri)
Gernika-Lumo, País Vasco
Especialidad
analisis clinicos

Esta Información es Proveída por
QUIRON BILBAO
944870490
Rib. Botica Vieja, 23
Bilbao, País Vasco
 
Esta Información es Proveída por

Relax y Estrés

Artículos Proveído Por:

Vivimos tiempos complicados en el ámbito profesional, y sus efectos se trasladan en muchas ocasiones a la vida personal.

Como comentaba en un artículo anterior, la actividad de muchas empresas está focalizada en una gran cantidad de tareas que no significan un valor añadido en sí mismas, y además, en muchos casos el trabajo se reparte entre menos personas, a causa de las reducciones de plantilla.

La RAE define el estrés como tensión provocada por situaciones agobiantes que originan reacciones psicosomáticas o trastornos psicológicos a veces graves. Con esta definición, es fácil entender que la situación de incertidumbre acerca del futuro laboral, unida a la carga excesiva de trabajo y a tener que ocuparse de todas esas tareas improductivas, aumentan los niveles de estrés hasta límites insospechados.

Esta situación se puede agravar, paradójicamente, en estos meses de verano, en los que los trabajadores suelen disfrutar de algunos días de vacaciones. Las circunstancias pueden obligar a muchos a posponerlas, interrumpirlas, o cogerlas en períodos reducidos, sin tiempo para la necesaria desconexión –que además resulta más difícil, por todos los problemas que uno sabe que le esperan a la vuelta-.

Las empresas cuentan en condiciones normales con cierta capacidad de producción extra en diversos departamentos, que es utilizada ocasionalmente, cuando hay picos de trabajo (es decir, cuando además del trabajo habitual, hay que hacer X trabajo especial), o por ejemplo, cuando en vacaciones se realiza al menos parte del trabajo del compañero que está fuera.

Son momentos o temporadas puntuales –por ejemplo, el cierre anual de la contabilidad- en los que los empleados asumen que tienen que trabajar con una intensidad superior a la habitual.

Sin embargo, si unimos a la incertidumbre ya comentada una carga de trabajo elevada durante mucho tiempo, y con expectativas de seguir alta durante una buena temporada, los trabajadores se verán sometidos a un estrés que no será bueno para su salud, ni será bueno para la empresa, puesto que ocasionará más errores, bajas, fuga de talento –personas que se irán de la empresa- y paradójicamente, una reducción de la productividad.

Es más que nunca en esta situación donde los jefes deben evitar ser los causantes del incremento del estrés de los trabajadores; deben estar a la altura de las circunstancias, dar ejemplo, racionalizar el trabajo, tener las cosas claras y no agobiar a los trabajadores con multitud de cambios cada dos por tres, ser claros, tener empatía y comunicarse con los empleados.
Con todas estas actuaciones, el estrés no se eliminará por completo, pero por lo menos no aumentará innecesariamente.

Aunque hablamos del estrés como algo malo, considero que cierto nivel de estrés, de tensión, resulta bueno para mantener la atención y la motivación de los trabajadores, y que un excesivo relajo es pernicioso -aunque no me gusta la palabra “relajo”, existe, y según la RAE es holganza, laxitud en el cumplimiento de las normas-. Como en muchos ámbitos de la vida, la virtud está en el punto medio.

Haga click aquí para leer mas artículos de Articuloz.com