¿Sabes Controlar tus Emociones? Bilbao País Vasco

Todos los seres humanos tenemos algún inconveniente en cierto tiempo con nuestras emociones, y es importante que las sepamos controlar. Si la inteligencia emocional se controla de la mejor manera, puede llegar a ser una gran aliada...

Acebedo Gomez-Cambronero Veronica
944645475
Henao 7
Bilbao, País Vasco

Esta Información es Proveída por
Centro De Psicologia Integral Gran Via Gran Via, 63 Bis - 1ª Planta, Letra C  
944412541
Lopez De Haro D 63
Bilbao, País Vasco

Esta Información es Proveída por
Maria Inmaculada De Marcos Gurrionero  
944763460
Deustu De 7
Bilbao, País Vasco

Esta Información es Proveída por
Asociacion Poros Bilbao Para La Extension Del Psicoanalisis En El Pais Vasco  
944454100
Universidades 2
Bilbao, País Vasco

Esta Información es Proveída por
Aldarte Asociacion Gays - Lesbianas Y Transexuales Berastegui, 5 - 5º - Dpto. 8-9  
944237296
Berastegui 5
Bilbao, País Vasco

Esta Información es Proveída por
Amado Calvo Marcos  
944102352
Autonomia 31
Bilbao, País Vasco

Esta Información es Proveída por
Ana Maria Valiño Teixeira Y Maria Susana Alonso Lopez Cdad  
944127528
Garat Txomin 1
Bilbao, País Vasco

Esta Información es Proveída por
Agustin De La Cruz Soto - Sonia Cordoba Villar, S.C.  
944059737
San Vicente 8
Bilbao, País Vasco

Esta Información es Proveída por
Aldarte Centro De Atencion A Gays Y Lesbianas  
944237296
Berastegui 5
Bilbao, País Vasco

Esta Información es Proveída por
Aitor Urieta Guijarro  
944152598
Bidebarrieta 1
Bilbao, País Vasco

Esta Información es Proveída por
Esta Información es Proveída por

¿Sabes Controlar tus Emociones?

Proveído Por:

Conviértete en una experta en el terreno emocional

¿Has visto alguna vez el concurso Gran Hermano? Si la respuesta es afirmativa, ya sabes lo que no es inteligencia emocional: gritos, amores súbitos, cambios repentinos de humor del concursante sin que el espectador, sus compañeros o el mismo protagonista sepa por qué... En definitiva, descontrol emocional. Un vaivén que no sólo provoca frustración en el interesado, sino que complica su trato con los demás.

Frente a este caos la solución es especializarnos en inteligencia emocional, en “percibir, comprender, valorar y regular las emociones propias y ajenas para que redunden en nuestro bienestar personal”, explica Pablo Fernández Berrocal, doctor en Psicología por la Universidad de Málaga.

Suena bien, pero ¿cómo se lleva a la práctica? ¿Cómo se controla algo tan impulsivo como un sentimiento?

HABILIDADES EMOCIONALES

El primer ejercicio para entrenarse en este saber consiste en comprender los engranajes de la maquinaria emocional: percibimos un estímulo (un ruido, un recuerdo...) y al interpretarlo (bueno, peligroso, apetecible...) nuestro cuerpo se activa hasta el punto de emitir respuestas corporales (rubor, sudor...). Por último vivimos la experiencia emocional.

Pues bien, la clave está en cómo interpretamos la emoción, de ahí que la gente reaccione de forma tan dispar ante un mismo estímulo y también por eso nos emocionamos con cosas distintas.

Una vez entendido qué estímulos nos activan y cómo los interpretamos, el siguiente paso es ponerse a practicar. Además, hay una buena noticia: “Las habilidades emocionales se aprenden y por tanto pueden modificarse. Son susceptibles de mejora siempre y cuando practiquemos con ellas y no nos limitemos a hacer una mera reflexión teórica y pasiva”, comenta la doctora Natalia Ramos, profesora de Psicología de la Universidad de Málaga.

Y aquí practicar se traduce en llevar a cabo ejercicios como si nos hubiéramos apuntado a un auténtico gimnasio: “Etiquetar la emoción cuando aparece, darle un nombre, porque diferenciar las respuestas emocionales es el paso previo a comprenderlas. Hay que relacionarla con un tipo de situación, evocarla prestando atención a las respuestas corporales (taquicardia, sudoración...) y psicológicas (tristeza, euforia...) que pueda producir, de manera que vayamos familiarizándonos en carne propia con la emoción”, comenta Natalia Ramos.

Ana García Piñán (psicóloga)


Haga click aquí para leer más artículos de Novarevista