Tus Hijos Van al Colegio por Primera Vez Pamplona Navarra

Es una situación nueva tanto para los pequeños como para los padres. Desde la perspectiva del niño, este primer día de colegio, puede ser una aventura divertida o, por el contrario, como la peor de las torturas en donde habrá un ambiente desconocido y rodeado de extraños...

Tus Hijos Van al Colegio por Primera Vez

Proveído Por:

Al colegio por primera vez: ¿Tormento para niños o para padres? Que el niño viva una u otra experiencia dependerá, en gran medida de las actitudes que muestren los adultos que le rodean, especialmente sus padres. Los temores del momento Son muchos los temores que ambos experimentan, por un lado los papás se preguntan: ¿lo cuidarán bien, irá a llorar, se sentirá solo, le dará sueño, podrá soportar esa dura jornada? Y los temores de los niños no son para menospreciar, ellos se enfrentarán a un mundo totalmente desconocido, el jardín infantil no se asemeja en nada a este nuevo lugar, saldrá de su ambiente de comodidad y tendrá que empezar de cero a entablar amistades. Lo cierto es que la actitud de los padres hacia esta nueva experiencia, se verá reflejada en los pequeños, ellos aprenden por imitación y ejemplo. Si los padres le hacen una positiva sensibilización, además de una buena preparación, lo más seguro es que los primeros días de la vida escolar sean amables y alegres. Ideas para la preparación • Todos hemos pasado por ese momento: por más que aplace esta situación, tarde o temprano sucederá, es el ciclo normal del ser humano. Adaptarse a los cambios, los lugares y las personas, se presentará continuamente, por eso es importante enseñarles desde las primeras edades cómo afrontar estos escenarios. • Trate el tema con naturalidad: no es necesario entablar una charla seria y rígida para explicarle al hijo lo que pasará. Aproveche las diferentes ocasiones que van surgiendo para explicarle las bondades del colegio. • Actitud positiva: no lo vea como una experiencia negativa porque así lo entenderá el pequeño. Muéstrese tranquilo, sereno, oculte los nervios y evite el llanto; mejor imprímale seguridad y fortaleza. • Visitar la escuela días antes del inicio: algunos colegios hacen actividades para los primerizos antes de comenzar el año escolar, con el fin de que los niños se conozcan y se familiaricen con el espacio. Si no existe esta posibilidad, entonces hágalo usted. Visiten juntos el colegio, muéstrele las instalaciones, vayan al lugar de juegos y explíquele que habrán muchos amigos con quien divertirse y pasarla bien. • Ajuste los horarios a la nueva vida escolar: la jornada será extensa, se sentirá más cansado, y por lo tanto, habrá que hacer algunos ajustes en el horario. Ir a la cama más temprano y levantarlo antes de lo habitual, puede ser una ayuda para aminorar el cambio. También los horarios de comidas deberán ser replanteados. • Acuda a otras motivaciones: se recomienda hacer partícipe al niño de la compra de los útiles escolares, la lonchera, la mochila, el uniforme. Déjelo que él elija y verá lo motivado que se sentirá. • Contacto con los profesores: ojalá tuviera la oportunidad de que el niño conociera al profesor días antes de comenzar. Así por lo menos tendría una cara conocida el primer día de colegio. • Erradique las frases necias: no se le ocurra decirle al pequeño; “en el colegio no te seguirán los caprichos”, “cuando será que entras a la escuela para ver si te portas bien”. Por el contrario, estimúlelo con otros mensajes como “¡qué divertido será el colegio con tantos amigos!”, “¡qué suerte que ya seas mayor para ir al colegio!". • Cuéntele su experiencia: los padres son para los niños su principal referente, así que compártale su experiencia cuando ingresó al colegio, lo bueno que la pasaba y los amigos que aún conserva desde su época de estudio. • Su compañía los primeros días: trate de llevar a su hijo al colegio al menos el primer día y acompáñelo hasta el salón de clases, para que sienta su apoyo. Recuerde que es sólo un rato, no todo el tiempo. • Trate de ser muy puntual: llegar tarde el primer día puede ser un mal precedente. Asimismo, no se tarde de la hora establecida para recoger al niño, esto le puede producir angustia y hasta sentimiento de abandono. La psicóloga y educadora infantil Sonia Martínez García de solohijos.com afirma: “Como padres no somos espectadores pasivos de este cambio tan importante para nuestro hijo. Nos preocupamos por su bienestar y desearíamos hacerle pasar por esta nueva experiencia de forma que no sufra. Ayudarle a acomodarse a la nueva situación es la clave para una buena adaptación”. Proveido por: LaFamilia.info